Cómo limpiar corales de mar

Escrito por Susan Revermann ; última actualización: February 01, 2018
Los corales crecen desde las rocas en el suelo marino.

Los corales de mar comienzan como un organismo llamado un pólipo. El pólipo se adhiere a una roca en el fondo del mar y a continuación, comienza a dividirse, creando esqueletos de piedra caliza que lo componen. Con el tiempo, se formarán arrecifes coralinos enteros a partir de las yemas de corales interconectados. Cuando se los lava o se los retira del océano, se secan y, entonces, son utilizados como una pieza decorativa. Cuando se los seca, tienen una superficie porosa y muy delicada. Se deben seguir las técnicas de polvo y limpieza adecuadas cuando se trata con corales marinos. Si no lo manejas correctamente, puedes rayar o dañar la pieza.

Sostén el coral en una mano. Suavemente pero con firmeza, agárralo mientras lo limpias de modo que la pieza no se caiga. Dejarlo caer puede hacer que se astille o se rompa.

Quita todo el polvo, residuo o mugre de tu coral con un trapo limpio, suave y húmedo.

Colócalo en un recipiente grande con agua tibia o caliente si el residuo y el polvo son difíciles de quitar. Permite que el coral se humedezca por no más de 5 minutos ya que comenzará a absorber el agua.

Elimina cualquier resto de suciedad con un cepillo de dientes de cerdas suaves. Ten cuidado cuando lo estés limpiando ya que frotarlo en exceso podría dañarlo.

Enjuágalo con agua y permite que se seque bien en una toalla limpia. Si lo vas a almacenar, coloca las piezas en bolsas individuales o en una caja forrada. Esto evitará que se rayen.

Advertencias

No utilices agentes abrasivos, químicos o un cepillo de cerdas duras en tu coral. Esto dañará su superficie. Solo utiliza agua.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article