Cómo hacer una lápida de granito

Escrito por Jennifer Holik ; última actualización: February 01, 2018
Pide permiso antes de ubicar lápidas en el cementerio.

La colocación de una lápida de granito es una tarea que las empresas y los cementerios suelen manejar. Algunos cementerios no permiten a las personas poner sus propias lápidas. Aquellos que deseen hacerlo deberán obtener primero el permiso del cementerio. Si vas a colocar una lápida en un cementerio familiar, busca el permiso de la familia o del dueño del cementerio antes de intentarlo.

Instalar una inscripción pequeña

Mide la lápida. También el área de la parcela en la cual vas a ubicarla. Agrega una pulgada (2,5 cm) a cada lado para asegurarte que haya espacio en la parcela para la inscripción. Las lápidas pequeñas de granito que no miden más de 24 x 12 x 4 pulgadas (60 x 30 x 10 cm) pueden ser instaladas sin realizar una base de concreto.

Traza la superficie del área en el piso usando una pala. Excava la zona. Cava lo suficientemente profundo para asegurar que el fondo de la inscripción esté bien asegurado al piso.

Pon la lápida de granito en el hoyo. Comprueba que la parte superior de la lápida esté nivelada. Si no lo está, remueve la inscripción y pon arena en el hoyo. Pon la inscripción nuevamente y verifícalo con el nivelador.

Llena el hoyo alrededor de la lápida con tierra y arena hasta que sea segura y esté nivelada. Limpia los escombros generados durante la excavación y la colocación.

Instalar una inscripción grande

Mide la inscripción. Las inscripciones de más de 24 x 12 x 4 pulgadas (60 x 30 x 10 cm) pueden ser instaladas luego de primero realizar una base de concreto. Mide el área de la parcela en la cual deseas instalar la lápida y agrega una pulgada (2,5 cm) a cada lado para asegurar que haya suficiente espacio en la parcela para la lápida.

Traza la superficie del área en el piso usando una pala. Excava la zona. Cava lo suficientemente profundo para asegurar que el fondo de la inscripción esté bien asegurado al piso. Agrega otras 4 o 6 pulgadas (10 o 15 cm) para crear una base de concreto.

Haz una base de concreto. Excava hoyos de 24 pulgadas (60 cm) de profundidad y 6 pulgadas (15 cm) de ancho en los extremos opuestos de la base de la lápida de granito. Ubica una barra de acero en cada hoyo. Clávalas en el piso con el martillo. Deja 3 pulgadas (7,5 cm) de la barra sobre el suelo.

Mezcla el concreto en la carretilla. Vierte el concreto en el hoyo dejando 4 pulgadas (10 cm) de espacio en la parte superior del agujero para ubicar allí la lápida. Alisa el concreto para que la lápida se apoye bien sobre el mismo. Deja secar el concreto por uno o dos días antes de ubicar la lápida.

Pon la lápida de granito en el hoyo. Comprueba que la parte superior de la lápida esté nivelada. Si no lo está, remueve la inscripción y pon arena en el hoyo. Pon la inscripción nuevamente y verifícala con el nivelador.

Llena el hoyo alrededor de la lápida con tierra y arena hasta que esté seguro y nivelado. Limpia los escombros generados durante la excavación y la colocación.

Consejos

Deja que la base de concreto se seque completamente antes de intentar ubicar la lápida en el hoyo.

Sobre el autor

Jennifer Holik, a professional genealogist, has been writing professionally since 2009. She writes for Chicago-area genealogy society publications. Holik has a Bachelor of Arts in history from the Missouri University of Science and Technology.

Créditos fotográficos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article