Cómo dirigir conductos hasta un segundo piso

Escrito por Sean Mullin ; última actualización: February 01, 2018
Necesitas espacio libre para dirigir conductos por tu casa.

Dirigir conductos desde el primer piso al segundo implica la creación de un agujero en el conducto principal y colocar el nuevo conducto en un registro a ras de suelo en la segunda planta. Los propietarios de viviendas que quieren expandir los conductos al segundo piso necesitan más espacio del que las paredes pueden brindar, por lo que tienen que cortar un agujero en el suelo y pasar el conducto a través del techo del primer piso. Encerrar los conductos expuestos con montantes y láminas de yeso resta espacio habitable, pero oculta la modificación.

Localiza el conducto principal del primer piso. Escoge un área ubicada debajo de un armario o una zona poco frecuentada de la casa, pero cercana a una vigueta del techo del sótano. Marca un círculo en el conducto principal del mismo tamaño del collar del conducto. Asegúrate de que el círculo mire hacia el segundo piso. Corta el círculo con tijeras para metal.

Encaja el collar del conducto sobre el hueco en el conducto principal y únelo. Corta un hueco en el piso del tamaño justo para que encaje con los conductos. Pasa los elementos por el hueco. En el sótano, asegura los nuevos conductos a una vigueta colocando un colgador alrededor de los tubos y uniéndolos a la vigueta.

Continúa uniendo secciones de conductos hasta que llegues al techo del primer piso. Corta un hueco en el techo con la sierra, pero evita cortar hasta el nivel del suelo.

Pasa el conducto por el techo. Asegúralo a una vigueta cercana usando un colgador. Coloca una pieza en forma de T a los conductos si quieres que éstos pasen a varias habitaciones del segundo piso. Esto te permite adicionar nuevos conductos horizontalmente.

Usa una sierra para cortar un hueco a nivel del suelo del segundo piso donde quieras ventilación. Corta un agujero en el conducto debajo del piso que sea lo suficientemente grande para que quepa un adaptador de transición. Coloca el adaptador para que llegue al hueco en el suelo. Cubre el hueco con un indicador de calefacción.

Sella cualquier trabajo abierto en el conducto con una combinación de cinta y masilla. Cubre el conducto expuesto con cinta para ductos y realiza el sellado mediante la aplicación de masilla.

Cubre el conducto que pasa del primer piso al segundo. Rodea el conducto con espárragos metálicos. Úsalos como una base estructural para aplicar planchas de yeso, que cubrirán todo el conducto creando una nueva pared interior.

Sobre el autor

Sean Mullin has been creating online content since 2007. He also worked in an online writing center for college students. In addition to writing, Sean has a Master of Arts in classics and teaches Greek and Latin part-time at the college level.

Créditos fotográficos

  • Comstock/Comstock/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article