Hazlo tu mismo: mosaicos de cerámica

Escrito por Brooke Ashley ; última actualización: February 01, 2018
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Al igual que los azulejos, los trozos de cerámica se usan para crear hermosos mosaicos, tanto para uso interior como exterior. Los amantes de la jardinería pueden crear superficies de mosaico sobre los recipientes, mesas de jardín y bancos. Los usos para dentro de la casa incluyen marcos decorativos para espejos e imágenes. La cerámica y los azulejos suelen usarse juntos en proyectos de mosaico, para crear textura y color en una pieza. Hacer un mosaico requiere, inicialmente, dibujar un diseño y escoger un elemento que decorar.

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Envuelve la cerámica floja dentro de una toalla y colócate las gafas de seguridad, de modo que puedas ver el progreso. Golpea la cerámica con el martillo. El tamaño ideal para las piezas para mosaicos varía entre 3/4 a 1/2 pulgada (1,9 a 1,2 centímetros). Junta todos los trozos y ponlos dentro de un recipiente para mantenerlos a salvo.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Usa tenazas de corte para recortar y dar forma a las piezas de cerámica. Basándote en el diseño que has dibujado o elegido, modela las piezas cortando los bordes de la cerámica. Redondear sus bordes dará un toque más suave al mosaico. Coloca cada pieza sobre el diseño hasta que tengas suficientes, y acomódalas como desees.

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Adhiere las piezas a un objeto con pegamento. Un pegamento para manualidades multi propósito funcionará muy bien para pegar las piezas de cerámica a cualquier superficie, excepto el metal. Para objetos de metal, usa un pegamento específico para ello. Presiona cada pieza firmemente en su lugar y permite que este se seque.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Aplica lechada a las piezas de cerámica. Esta se usa para fortalecer las uniones entre las piezas de cerámica y el objeto. Luego de preparar la lechada, sella los espacios entre las piezas aplicando este material. Usa un trapo tibio para limpiar cualquier resto de lechada de la superficie del mosaico inmediatamente después de aplicarla, para mantener su apariencia. Permite que la pieza se seque antes de usar tu elemento decorado.