Cómo hacer un esqueleto 3D en papel

Escrito por Kelly Sundstrom ; última actualización: February 01, 2018

La anatomía humana puede ser un tema difícil de enseñar a los niños. Hazlo apasionante y atrae su atención creando un esqueleto humano grande con simples tubos de papel. Con un poco de creatividad y escaso dinero, puedes ayudar a los niños a aprender los nombres de los principales huesos humanos. Los tubos de cartón que sobran de los rollos de papel para envolver, de las servilletas de papel, y del papel higiénico se pueden reciclar y convertirse en un divertido modelo educativo.

Mira una foto de un esqueleto humano. Pega tubos de papel higiénico, rollos de toallas de papel y de papel para envolver entre sí formando la estructura básica de un esqueleto. Para hacer las rodillas y hombros, corta una sección de 2 a 3 pulgadas del extremo de un rollo y dóblalo horizontalmente. Adjúntale rollos más largos a la estructura horizontal para armar los huesos que cuelgan de estas articulaciones. De esta manera puedes cortar y adjuntar varias secciones pequeñas de rollo para crear una columna vertebral articulada que también se flexione en varias partes. Para hacer costillas, secciona un rollo de papel verticalmente y también corta del rollo tiras largas. Pega las cintas juntas en grupos de seis a ocho, luego agrégalas al esqueleto a la altura de la columna vertebral. Continúa construyendo el esqueleto agregándole tantos detalles como te guste.

Vuelca 4 tazas de agua en un recipiente y agrega 6 tazas de harina. Revuelve bien la mezcla. Caliéntala a fuego medio. Una vez que la preparación comienza a burbujear o hervir, retírala del fuego y déjala enfriar. Esta es tu base de papel maché.

Corta el diario en cintas de aproximadamente 1 pulgada de ancho. Mójalas en la mezcla de harina y extiéndelas sobre el esqueleto. Cubre toda la osamenta con no menos de cuatro o cinco capas de papel maché. Deja secar bien.

Infla un globo de un tamaño aproximado de una cabeza. Atalo. Cúbrelo con cuatro o cinco capas de cintas de papel maché. Deja que el papel se seque completamente y luego pincha el globo con un alfiler recto para reventarlo. Este es el cráneo del esqueleto.

Adjunta el cráneo de papel maché al cuerpo usando cinta adhesiva protectora. Cubre el área donde el cráneo se une a la osamenta con cuatro o cinco capas del mismo papel. Una vez que se secó, puedes pintar el esqueleto o exhibirlo tal cual está.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article