Lo esencial para un dormitorio universitario

Escrito por Kathryn Walsh ; última actualización: February 01, 2018
Los dormitorios son el sitio donde pasa la vida universitaria. ¡No te olvides de estos elementos esenciales!

Dejar la comodidad de tu hogar para instalarte en un estrecho dormitorio universitario no te resultará sencillo. Las sábanas, las toallas y las fotos familiares, que empacan todos los estudiantes universitarios, te ayudarán a sentirte como en casa pero la clave para lograr que una habitación genérica luzca como tu hogar son los detalles. Preséntate en el primer día con todo preparado y quedarás libre para preocuparte de las cosas verdaderamente importantes durante el resto del semestre, como los atajos del campus y las mejores fiestas.

Fuentes de alimentación

Tus dispositivos te lo agradecerán. z

Nada resulta más aterrador para un joven universitario que la visión de las escasas tomas de corriente de dos patas que encuentran en el dormitorio. Comenzar una batalla campal acerca de quién puede enchufar sus dispositivos no es una buena forma de iniciar una relación con tu nuevo compañero de cuarto, por lo que al menos debes llevar un estabilizador de tensión, que te permita colocar tus diferentes cargadores. Debido a que el espacio será limitado y al menos una de las tomas quedará oculta, empaca también algunos alargadores.

Vajilla durable

Evita los platos que se rompen, pero no te olvides de usarlos cuando visites a tu madre.

La emoción provocada por la cafetería universitaria desaparecerá incluso antes de que empieces a extrañar la cocina casera. Si bien continuarás comiendo tus comidas afuera, unos platos y utensilios de cocina te resultarán útiles si pides comida china a la medianoche o si intentas hacer una comida con lo que adquiriste en una máquina expendedora de alimentos, al estilo "Top Chef". Unos platos de plástico,tazones, vasos, tazas, jarros y cubiertos cubrirán todas tus necesidades básicas.

Una caja de seguridad

Los dormitorios generalmente son seguros pero igual es aconsejable que tomes precauciones.

Con el fin de mantener un buen relacionamiento con tu compañero de cuarto, no puedes comenzar el año asumiendo que se apoderará de tus cosas. Pero debido a que muchas personas extrañas generalmente visitan los dormitorios universitarios, es aconsejable que lleves una caja fuerte portátil. Mide la computadora portátil antes de comprarla, ya que las cajas pequeñas no tendrán capacidad para almacenarla y escoge un modelo que tenga un teclado y una llave de repuesto. Ya te resultará muy difícil recordar los puntos finos de tu curso introductorio que química como para tener que acordarte también de la combinación. Si la olvidas, igual podrás abrir tu caja fácilmente.

Mini nevera

Cuando llegue el momento de los antojos, estarás feliz de no tener que caminar a la cafetería más cercana.

Para mediados del semestre, ya habrás perfeccionado el arte de levantarte a las 7:45 para asistir a la clase que comienza a las ocho de la mañana. Cuando no tengas tiempo de tomar el desayuno o cuando ya no puedas soportar la idea de comer otro burrito de la cafetería, un pequeño refrigerador es una maravilla. Llénalo con yogur y verduras para evitar el aumento de peso común en los años universitarios, almacena las sobras de la pizza y los refrescos para las noches que dedicarás a ver películas y mantén una jarra de agua filtrada para que puedas evitar el bebedero escaso del corredor. Habla con tu compañero de habitación y consulta en la universidad antes de hacer esta compra ya que algunos dormitorios incluyen un refrigerador o estos se ofrecen en alquiler.

Ayuda para dormir

¡No te arriesgues a tener que compartir el cuarto con un compañero que ronca!

Tus hábitos nocturnos pueden resultar productivos para las sesiones de estudio por la noche, pero si tu compañero de dormitorio suele levantarse temprano, pasarás todo el semestre en un estado de somnolencia. Si llegas al campus con algunos elementos que te ayudarán a dormir, evitarás sentirte tentado a utilizar fármacos para descansar. Lleva un antifaz para dormir y tapones para los oídos o auriculares para dormir (los que tienen una forma de cinta para la cabeza no irritarán tus orejas como lo hacen los tapones). Si tienes el sueño muy liviano, una pequeña máquina de ruido blanco, situada junto a tu cama puede bloquear los sonidos de los movimientos de tu compañero de cuarto.

Productos de limpieza

A menos que tu dormitorio venga con una empleada doméstica, definitivamente necesitarás estos artículos.

Las hadas de la limpieza, del lavado de la ropa y del lavado de la vajilla que viven en la casa de tus padres no te seguirán al dormitorio universitario y la suciedad se acumula rápidamente en un sitio pequeño. Llevar un aspiradora a la universidad probablemente no será necesario, pero no deberías olvidarte de las toallas desinfectantes. Estas te ayudarán a controlar los derrames, a quitar el polvo y a limpiar las huellas de barro de los pisos. Lleva un lápiz quitamanchas para tu ropa, junto con esponjas, jabón lavavajillas y detergente para lavar la ropa. Si no tienes experiencia con esta última tarea, solicítale a un experto de tu familia que te escriba una hoja con consejos para tener a mano.

Herramientas

Sigue este consejo: etiqueta tus herramientas antes de prestarlas.

Incluso aunque no puedas distinguir un tornillo de un clavo, unas pocas herramientas te resultarán útiles cuando desees colgar una decoración o para arreglar una silla de escritorio torcida. Reúne un set de herramientas básico, que incluye alicates, un martillo, una llave inglesa, un destornillador, cinta adhesiva y una cinta métrica. Incluso aunque no sepas cómo usarlos te ganarás la reputación de manitas. Y si esto no sucede, puedes hacerte el tonto y pedirle ayuda a la chica del pasillo. Ganarás de cualquier forma.

Artefactos para controlar la temperatura

Algunos dormitorios son helados y otros sofocantes.

¿Tienes la tendencia a sentirte acalorado o a tener chuchos de frío? La vida de los dormitorios universitarios puede ser un shock para estas personas porque no podrás controlar su temperatura. Un ventilador pequeño es un elemento esencial para fines del verano y principios de la primavera, así como unas toallas de enfriamiento o bufandas de enfriamiento que te ayuden a soportar el calor en un clima sofocante o en un edificio caluroso. Cuando el aire se torne helado, un conjunto de mantas de vellón, una manta de lana y zapatillas abrigadas convertirán tu dormitorio en un refugio acogedor.

Actividades para establecer vínculos

Puedes establecer vínculos a través de algunos objetos inofensivos.

Una vez que pasas la pequeña charla acerca de los lugares de origen y los estudios de cada uno, establecer un vínculo con tus compañeros de residencia puede resultar difícil. Unos pocos elementos te ayudarán a pasar la etapa del conocimiento, que luego dará lugar a una amistad verdadera. Deja los maltratados juegos de mesa infantiles en casa, pero lleva unos mazos de cartas o algunos juegos para adultos (como Cartas contra la Humanidad) para pasar los días lluviosos en los lugares en común. El equipo para exteriores, como una pelota de fútbol o el juego de Cornhole es adecuado para establecer vínculos al aire libre. En pocos meses, esas diversiones se tornarán en un bienvenido descanso del estudio para los exámenes finales.

Sobre el autor

Cooking, travel and parenting are three of Kathryn Walsh's passions. She makes chicken nuggets during days nannying, whips up vegetarian feasts at night and road trips on weekends. Her work has appeared to The Syracuse Post-Standard and insider magazine. Walsh received a master's degree in journalism from Syracuse University.

Créditos fotográficos

  • Cate Norian
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article