Cómo escribir una conclusión firme

Escrito por Harrison Pennybaker ; última actualización: February 01, 2018
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Las conclusiones pueden hacer o romper una pieza de escritura. Un final fuerte puede cautivar a un lector y llevar a su casa el valor y el significado de una pieza, pero también puede suceder todo lo contrario. Afortunadamente, puedes tomar algunas medidas sencillas para producir una conclusión convincente para casi cualquier pieza de trabajo por escrito. Emplea el tiempo y la atención, y tu conclusión hará que los lectores vuelvan por más.

Resume tu trabajo en unas pocas líneas en un pedazo de papel. Incluye los puntos clave y por qué son importantes. Las notas pueden ser en forma de viñeta o con frases cortas. Esto te ayudará a centrarte en lo que es importante acerca de tu escrito y dejará afuera cualquier información que sea innecesaria.

Comienza la conclusión con una oración que resuma tu escrito. La frase del tema debe ser pegadiza y breve, pero también debe relacionarse con el lector y expresar de qué se trata el ensayo. El punto de la conclusión es recordar cuál es tu tema, y la oración principal será el marco para este párrafo.

Repite los puntos más importantes y su significado. Haz un breve resumen de cada uno de ellos y comenta la forma en que son relevantes para tu tesis o posición. Incluye una o dos líneas sobre por qué son importantes. No repitas las palabras exactas que utilizaste en tu presentación o en el cuerpo de tu escrito.

Termina con una pregunta abierta o una declaración de importancia global. La última línea de tu conclusión a veces se llama el "factor decisivo". El trabajo de esta frase es asegurar la atención del lector, que has estado construyendo en todo el documento. La línea debe ser directa y debe relacionarse ya sea con tu tema o con una pregunta larga sin respuesta o debe recordar al lector por qué tu papel y tu tema son importantes.

Revisa la conclusión. Después de escribir, deja que ésta se asiente por un tiempo: unas pocas horas o, si tienes tiempo, unos pocos días. Vuelve y edítala. Asegúrate de que trata todos tus puntos principales, y que es gramaticalmente sólida y que el texto es coherente. Pásale el papel a tus amigos o compañeros de trabajo, si es posible, ya que mientras más editores tengas, más probabilidades hay para detectar posibles errores u omisiones.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article