El proceso de limpieza del agua

Escrito por Laura Reynolds ; última actualización: February 01, 2018

Filtrado

Hay una cantidad limitada de agua en la Tierra - y se mantiene con el reciclado. El agua se vierte desde las escorrentías y las plantas de tratamiento de aguas residuales a los ríos y océanos donde se evapora saturando la atmósfera. Cae en forma de lluvia y empapa el suelo o se escurre hacia los ríos. El agua se filtra por las distintas capas del suelo, a través de la gravilla y de la roca hasta que se asienta en bolsas formadas entre la roca y la arcilla. La zona que recoge el agua, junto con las capas por las que se va filtrando, se llama acuífero. Para cuando se asienta en el fondo del acuífero en el nivel freático, el agua ha sido filtrada repetidas veces. Por el camino, ha ido recogiendo minerales como el calcio y el hierro, así como sales y otros compuestos. Un poco de ese agua es impulsada hacia arriba por la presión subterránea formando los pozos artesianos, y otra parte debe ser bombeada desde las profundas bolsas. Los pozos son perforados allí donde el agua está cerca de la superficie o donde el proceso artesiano la impulse hacia arriba, minimizando así el coste del bombeo.

El agua ya utilizada y que se tira "por el desagüe" es llevada a través de las alcantarillas de saneamiento a las instalaciones dedicadas al tratamiento de aguas residuales para su limpieza. El agua se tiene en tanques de asentamiento para que los desechos sólidos puedan ser retirados o se depositen en el fondo del tanque. El lodo resultante es tratado y secado. Este lodo, usado antes como fertilizante, es transportado a los vertederos. Los operadores de la planta tratan el agua restante con enzimas biodegradables o con sustancias químicas como el cloro o el bromo, para destruir las bacterias y los organismos peligrosos. La filtran y la pulverizan en el aire para reoxigenarla. Durante la aireación se evaporan las sustancias químicas desinfectantes y caen precipitándose fuera del agua. El agua está entonces lista para ser reintroducida en el ciclo del agua, ya sea liberándola en vías de agua naturales, como ríos o lagos, o en acuíferos. El agua que entra en los acuíferos se filtra a través de las capas de roca hasta que es llevada de nuevo a la superficie para ser utilizada para el consumo humano o para cultivos.

Los servicios de gestión del agua y las embotelladoras utilizan uno de los diferentes procesos de filtrado del agua en sus tratamientos de limpieza. Los filtros que se utilizan para ello pueden estar fabricados con carbón vegetal activado y con telas finas, o con complejas membranas. Los productores de agua también emplean la ionización o la ósmosis inversa para limpiar el agua tomada de pozos o de manantiales naturales. La ionización utiliza la electrolisis, es decir, cambia la carga eléctrica de los minerales que contiene el agua, para matar las bacterias. La ósmosis reversa, que es la técnica más común, utiliza la presión para empujar el agua a través de una membrana impermeable que tamiza las bacterias y las proteínas. Las más recientes tecnologías de ultrafiltros y nanofiltros también limpian el agua de impurezas y bacterias.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article