¿Por qué la mayoría de los átomos forman enlaces químicos?

Escrito por Laura Ross ; última actualización: February 01, 2018
La electrones que orbitan el núcleo de un átomo a menudo formar enlaces con otros átomos para ser más estables.

La atracción entre átomos y moléculas conducirá a enlaces químicos, los que a su vez formarán compuestos químicos. Un átomo está siempre buscando la configuración más estable para sus electrones. Los enlaces les permiten a muchos átomos unirse para formar compuestos estables. Estos compuestos son vitales para el funcionamiento cotidiano de la vida humana. Por ejemplo, el cloruro de sodio, también conocido como sal de mesa, se forma a través de la unión de un átomo de sodio con dos átomos de cloruro. Hay un sinnúmero de compuestos químicos que se forman a través de enlaces químicos que son esenciales para todos los organismos y los ecosistemas de todo el mundo. Aquí se expone una introducción general de la estructura atómica y de carga antes de discutir sobre el enlace químico entre los elementos.

Materia, átomos y moléculas

La materia es descrita como el estado físico de un objeto en la Tierra. Cualquier materia es un sólido, un líquido o un gas. El átomo es uno de los componentes más pequeños y más fundamental de la materia. Un átomo se compone de electrones que orbitan alrededor de un núcleo central cargado positivamente y que es conocido simplemente como núcleo. Las moléculas son un grupo de al menos dos átomos que han sido dispuestos en una configuración estable.

Estructura general y carga de las partículas atómicas

El núcleo de un átomo está compuesto de neutrones --que son químicamente neutrales y no poseen una carga positiva o negativa-- y los protones, que están cargados positivamente. Los electrones que se mueven alrededor del núcleo son partículas pequeñas con carga negativa. Los electrones rodean el núcleo en nubes de electrones, también conocidas como orbitales. Cada orbital posee un cierto número de electrones. Los protones y los neutrones del núcleo son más densos y ocupan menos espacio que los electrones en órbita. El número de protones y electrones en el átomo determina a qué elemento químico corresponde el átomo.

Los elementos y la tabla periódica

Un elemento es una sustancia pura compuesta de un solo tipo de átomo. La tabla periódica resume las propiedades químicas generales de todos los elementos que han sido descubiertos en la Tierra. El número de protones en un átomo, también conocido como el número atómico, coincide con el número de electrones. La configuración de los electrones que rodean el núcleo determina cuán estable es el átomo y su probabilidad de unirse químicamente con otro átomo o molécula.

¿Por qué los átomos forman enlaces?

Todos los átomos están buscando una configuración de electrones estable para que no sean reactivos en la naturaleza. Si el orbital más externo tiene vacantes de electrones, entonces el átomo se sentirá atraído por los electrones o cargas presentes en diferentes átomos. Hay muy pocos átomos (elementos) en la naturaleza que sean estables y no químicamente reactivos. El átomo debe buscar los electrones necesarios para llenar los orbitales vacíos y, por lo tanto, se vinculará con otros átomos para formar enlaces químicos. Hay varios tipos de enlaces químicos que se pueden formar sobre la base de estas propiedades.

Tipos de enlaces químicos

Hay muchos tipos de enlaces químicos, siendo los tres más comunes el covalente, el polar y los iónicos. El enlace covalente se caracteriza por el compartir de electrones entre átomos. El enlace iónico se basa en la interacción entre el metal y el átomo no metálico con cargas opuestas que hacen crear la atracción entre ellos. Los enlaces covalentes polares son un tipo de forma covalente que es producida por la distribución desigual de los electrones entre dos átomos. Un átomo que posee una mayor afinidad por los electrones que el otro átomo, producirá un enlace polar entre los átomos, diferenciándose en la fuerza de la carga. El enlace iónico se basa en la interacción entre el metal y el átomo no metálico con cargas opuestas que generan la atracción de uno por el otro. Otros tipos de enlaces químicos incluyen los enlaces de hidrógeno, las fuerzas de dispersión de London, y los enlaces dipolo-dipolo.

Sobre el autor

Laura Ross has been writing since 2003, with her articles now appearing on various websites. She obtained her Bachelor of Science in the biological sciences from Whittier College, a Master of Science in environmental sciences from the University of California-Riverside and is pursuing a Ph.D. in environmental sciences from the University of Arizona.

Créditos fotográficos

bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article