Lista de metales atraídos por los imanes

Escrito por Estefanía Mac ; última actualización: March 13, 2019

Los imanes son cuerpos que producen un campo magnético. Esta fuerza es la que atrae a ciertos materiales -como los metales- y a los polos opuestos de otros imanes. Ambas de estas afirmaciones son ciertas, sin importar que el imán sea natural o artificial.

Pero, te has preguntado ¿por qué atraen los imanes?

¿A qué se debe la atracción de un imán?

Como ya se dijo, el imán tiene la capacidad de crear un campo magnético a su alrededor. Aunque este campo es invisible al ojo humano, está ahí y puede probarse a través de ciertos experimentos de atracción o repulsión.

Sigue leyendo: Actividades con imanes para la clase de ciencias de primaria

Ahora bien, esta fuerza magnética se crea por el movimiento de los electrones dentro del átomo de un cuerpo específico. Aunque esto ocurre en todas las clases de materia, para que un material sea magnetizado o atraído por un imán, la corriente de electrones debe tener un polo norte y un polo sur que apunte hacia la misma dirección.

Es este movimiento lo que permite que el imán y el objeto puedan atraerse.

¿Qué materiales son atraídos por los imanes y cuáles no?

A pesar de su fuerza o potencia, los imanes no pueden atraer a todos los materiales. Hay una lista de elementos que, por sus características propias, quedan a salvo del campo magnético producido por este tipo de cuerpos, como:

  • El papel
  • El silicio  
  • El vidrio
  • La madera
  • Los plásticos  
  • El poliestireno
  • Fibras orgánicas, como el lino, la lana o el algodón

¿Los metales son atraídos por los imanes?

La respuesta a esta pregunta es sí y no. Un imán puede atraer a un metal dependiendo de su composición. Los metales que son más susceptibles a los campos magnéticos de los imanes son los que cuentan con elementos férricos, ferrosos o ferromagnéticos dentro de su formación. Un ejemplo de este tipo de metal es el hierro, pero también hay otros como el níquel, el cobalto, el acero, el gadolinio y el disprosio.

Sin embargo, no solo los metales ferrosos reaccionan ante la atracción de los imanes. Hay materiales que, por sus características, también forman parte de este grupo:

  • Siderita  
  • Limonita  
  • Magnetita
  • Hematites

¿El cobalto es atraído por un imán?

De hecho, sí. El cobalto forma parte de los materiales ferromagnéticos. Si lo notas, tanto el hierro como el cobalto y el níquel están juntos en la tabla periódica, por lo que comparten ciertas características.

Podría interesarte: ¿Qué es el cobalto?

Otros materiales atraídos por imanes

Los materiales paramagnéticos también son atraídos por la fuerza magnética de un imán, pero con menos intensidad. Ejemplo de este tipo de elementos, son:

  • El oxígeno
  • El cobre
  • El aluminio
  • El zinc
  • El magnesio
  • El titanio

¿El oro es atraído por un imán?

No, todo lo contrario. El oro forma parte de los materiales diamagnéticos. Este tipo de cuerpos reaccionan de forma diferente a los paramagnéticos o a los ferromagnéticos.

Como su permeabilidad magnética es casi inexistente, sustancias como el oro experimentan una imantación a la inversa, es decir, un imán no lo atrae, sino que lo repele.

Otros materiales diamagnéticos conocidos, son:

  • El helio  
  • La plata
  • El silicio
  • El plomo  
  • El grafito  
  • El bronce  
  • El antimonio

El caso del plomo es particularmente especial. Si bien es un material diamagnético, interactúa ligeramente con el campo de fuerza magnético de un imán siempre que este esté en movimiento.