Ideas para lanzar huevos sin que se rompan desde la altura del edificio de la escuela

Escrito por Jamie Paul ; última actualización: February 01, 2018
Photodisc/Photodisc/Getty Images

¿Cómo mejor puedes proteger un huevo de que no se rompa en una caída desde el techo? Probablemente, existan muchos métodos como mentes en el mundo, y valdría la pena probarlas todas. Acá hay algunos métodos que se han probado para que puedas incorporar a tu cápsula de huevos. Como todo buen científico o inventor, estate listo para probar y ajustar tu propio diseño para que funcione en tu circunstancia en particular.

Cápsula exterior

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La cápsula exterior es tu primera línea de defensa. Escoge algo fuerte y fácil de llenar con materiales que absorban los golpes. Las viejas latas de café con tapas de plástico funcionan muy bien, así como lo hacen las nuevas variedades de plástico. Los cilindros suelen funcionar mejor que las que las cúbicas. Las latas cúbicas pueden rotarse cuando un borde golpea el suelo, mientras que los lados redondeado ayudan a absorber el golpe del aterrizaje.

Campera acolchada

Photodisc/Photodisc/Getty Images

La primera capa de defensa dentro de la cápsula debe formar una especie de campera acolchada alrededor del huevo. La goma espuma es un colchón clásico, sino, puedes usar bolas de algodón, guata, relleno de almohadones, envoltura de burbujas, trapos viejos, papel higiénico o toallas de papel para crear la capa acolchonada más cercana al huevo. Experimenta con varios materiales y grosores. Sujeta esta capa al huevo con cuerda o cinta adhesiva.

Materiales que absorban los golpes

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

La siguiente capa rodeará la campera y será capaz de absorber los golpes con un material denso y movible. Cuanto más pequeñas sean las partículas en esta capa, mejor podrás absorber el golpe de la caída. La harina está hecha de partículas muy pequeñas y podrá amortiguar mejor la caída del huevo que un paquete de maníes. Experimenta con distintas sustancias como palomitas de maíz, harina, azúcar, arena y bolsas de plástico abolladas.

Todo junto

Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

Experimenta con varias densidades mientas creas el recipiente. Quizá llenar todo el recipiente funciona mejor o quizá sea mejor dejar espacios muertos para que los materiales se amolden. Varía el espesor de los materiales internos y externos hasta que encuentras la combinación perfecta. Ponle la campera al huevo, luego colócalo en la cápsula llena hasta la mitad con el material amortiguador de golpes. Termina de llenar la cápsula, ciérrala y pruébala.