Halógeno contra xenón

Escrito por Tyler Lacoma ; última actualización: February 01, 2018
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Las luces de xenón y las luces halógenas utilizan un gas para ayudar a incrementar la efectividad de la bombilla, pero existen varias diferencias importantes entre ellas. Las luces halógenas son un tipo de bombilla más antigua que utiliza gas halógeno principalmente como un sistema amortiguador y de respaldo, mientras que las luces de xenón dependen en su totalidad del gas xenón para generar luz.

Bombillas halógenas

La mayoría de los faros utilizados en vehículos modernos son bombillas halógenas. Estas luces utilizan un compuesto que contiene cantidades de halógeno que interactúan con el filamento y así se genera la luz. Como las bombillas tradicionales, las halógenas utilizan la resistencia del filamento para generar luz mediante el envío de una corriente eléctrica a través de él. Los filamentos de los faros deben ser fuertes y suelen estar hechos o cubiertos de tungsteno para darles durabilidad. El halógeno interactúa con el tungsteno y ayuda a reemplazar las partículas perdidas mientras la luz está apagada. Esto permite que las luces halógenas mantengan la misma intensidad de luz a lo largo de sus vidas.

Bombillas de xenón

Las bombillas de xenón, o más exactamente llamadas bombillas de xenón de descarga de alta intensidad (HID), no tienen filamento y sólo utilizan gas xenón. Una corriente eléctrica se transporta por el gas en un arco, y la reacción resultante envía electrones rebotando niveles hacia arriba y hacia abajo a través de los átomos de xenón, generando luz. Un lastre es utilizado para asegurar que el voltaje se mantenga dentro de la bombilla.

Consideraciones del xenón

Las luces de xenón HID son un invento más reciente, y existen varios beneficios asociados a ellas. Tienen una duración más prolongada que la bombilla de halógeno convencional. Si bien el halógeno es fiable, la bombilla utiliza un filamento que eventualmente se quemará, mientras que las bombillas de xenón sólo utilizan gas y electricidad, lo que permite que duren dos o tres veces más. La luz que se produce por la reacción del xenón también es considerada más brillante que una luz halógena similar, utilizando un área mayor del espectro de luz para una luz más blanca. Algunas bombillas de xenón similares también utilizan menos energía que una halógena de las mismas características.

Consideraciones de las halógenas

Aunque las bombillas halógenas no tienen el tiempo de duración ni la intensidad de luz de las versiones de xenón, son mucho más comunes, y reemplazar las bombillas halógenas es más fácil y más barato. También existe cierta controversia con respecto a cuánto mejor es la luz de la bombilla de xenón, si realmente es mejor, y diferentes bombillas mostrarán distintos efectos. Aunque las bombillas halógenas alcanzan altas temperaturas, alrededor de 3.200 grados Kelvin (2.900 °C), las bombillas de xenón alcanzan temperaturas mayores, hasta 12.000 grados Kelvin (11.700 °C), y pueden causar más calor.

Conversión

Debido a la gran eficiencia de las bombillas de xenón, son utilizadas con mayor frecuencia en la fabricación de faros. Esto no significa que un conductor con faros de halógeno pueda simplemente reemplazar sus bombillas con versiones de xenón para obtener sus beneficios. Las bombillas de xenón utilizan un sistema totalmente distinto que ocupa más espacio que las bombillas halógenas, y si el vehículo no se fabrica para luces xenón, convertirlo podría ser un proceso caro o imposible

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article