Formas más comunes en los protistas

Escrito por Lauren Whitney ; última actualización: February 01, 2018
Duncan Smith/Photodisc/Getty Images

La taxonomía, la ciencia de clasificar los organismos, en una época utilizaba un sistema de tres reinos. En este sistema, todos los organismos unicelulares formaban el reino Protista. Con el tiempo, se profundizó el conocimiento de las diferencias entre bacterias y otras formas de vida unicelulares, lo que llevó a realizar cambios en los niveles superiores de los grupos taxonómicos. Si bien una división taxonómica los cuenta como reino o dominio, los protistas hoy en día incluyen a las amebas, que no tienen forma definida, como así también a las diatomeas, que muestran una profusión de formas.

Bacterias

Bajo el sistema de tres dominios, las bacterias tienen su propio dominio, mientras que los organismos unicelulares con núcleo constituyen el reino Protista, una división taxonómica más pequeña. El sistema de los cinco reinos separa los protistas de las bacterias, mientras que otros sistemas todavía los clasifican juntos. Las formas bacterianas son más simples que las de las células eucariotas (las que tienen núcleo). La mayoría de las bacterias se tipifican en tres formas básicas: esferas, bastones y espirales. Las que tienen forma esférica, o cocos, incluyen las cepas de estreptococos y estafilococos. Los científicos llaman bacilos a los que tienen forma de bastón; la Escherichia coli es uno de ellos. Las bacterias espiraladas pueden ser rígidas o flexibles dependiendo de sus fundas proteicas. El Treponema pallidum, organismo que causa la sífilis, es una espiroqueta o bacteria espiralada.

Diatomeas

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Estas algas unicelulares comparten una característica poco usual: su pared celular a base de sílice. Sus formas se clasifican en dos categorías, las de simetría radial y las de simetría bilateral. Las paredes celulares rígidas de estos microorganismos conforman formas geométricas simples y complejas. Sus cubiertas de sílice pueden tener forma esférica, de bastón, de elipse y triangular y pueden tener un perfeccionamiento mayor para ayudarlas a manejarse en sus ambientes; sus espinas, perforaciones y volantes las ayudan a colonizar ambientes tanto acuáticos como terrestres. Cuando mueren las células que están dentro de ellas, quedan las cubiertas de sílice.

Radiolarios

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Protistas ameboides que forman cubiertas mineralizadas a su alrededor, los radiolarios crean formas tan complejas que pueden verse más similares a copos de nieve cristalinos que a seres vivos. Sus formas principales pueden recordar a cálices, cúpulas geodésicas, anémonas espinosas, campanas, cactus, flores o espirales. Uno de los primeros organismos que evolucionó en la tierra, los radiolarios se remontan al período Cámbrico hace más de 500 millones de años. Los restos ornamentados que estas criaturas han dejado brindan abundante evidencia fósil de su desarrollo a través de los tiempos.

Amebas

Las amebas no tienen una forma definida, en lugar de ello cambian libremente su forma para cubrir sus necesidades momentáneas. Estos organismos unicelulares presentan pseudópodos, o "falsos pies", con los que engullen los alimentos o investigan su entorno. Su nombre provienen de una palabra griega que significa "cambio", ya que viven en un constante flujo de cambio de forma. Los miembros más grandes de este género de protistas puede llegar a medir hasta un milímetro de largo, un tamaño enorme para un protozoo unicelular.

Otros protistas

Los paramecios, protistas acuáticos que se mueven en los medios líquidos gracias a sus cilias, a menudo tienen una forma característica de suela de zapato. Los estudiantes los toman como ejemplo de protistas ya que son organismos relativamente grandes que tienen organelas muy visibles. Otro grupo de organismos que muchas veces se encuentran en los microscopios de los estudiantes son los del género Euglena; estos protistas tienen cilias con forma de látigos que los propulsan en el agua, y además realizan fotosíntesis. Estas criaturas elípticas verdes tiene características en común tanto con las células animales como vegetales, lo que los convierte en una curiosidad biológica.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Duncan Smith/Photodisc/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article