Cinco datos importantes sobre los ecosistemas terrestres

Escrito por Christine Kukka ; última actualización: February 01, 2018
El terrestre es uno de los tres ecosistemas del planeta.

El ecosistema es una unidad diferenciada en espacio y tiempo, compuesta por organismos vivos y entorno y determinado por las interacciones entre estos. A grandes rasgos, existen tres tipos de ecosistemas: el acuático, el aéreo y el terrestre. Los ecosistemas terrestres son aquellos que tienen lugar sobre la capa superficial de la tierra o biósfera y se dividen en 10: forestales, arbustivos, herbáceos, desérticos, salobres, lacustres y fluviales, de alta montaña, de cavernas, agrícolas y urbanos.

1. Es el ecosistema más variado

Los insectos son mayoría en el ecosistema terrestre.

Los ecosistemas terrestres corresponden al 25% del total de los existentes. Los insectos son los organismos más numerosos dentro de este ecosistema, ya que sobrepasan las 900 mil especies. Le siguen las aves, con 850 mil especies y los mamíferos con 4 mil 100. Los individuos del ecosistema terrestre presentan mayor variedad que los de otros, debido a que los medios en donde deben habitar presentan características disímiles y eso ha originado múltiples evoluciones adaptativas.

2. Sus especies dependen del agua

Todas las especies terrestres dependen del agua.

Todas las especies terrestres de vegetales y animales necesitan del agua. Los anfibios fueron los primeros en poder vivir fuera del agua, pero aún mantienen una fuerte subordinación a ese medio. Los reptiles consiguieron decisivas adaptaciones y son los menos dependientes del elemento, por eso sobreviven en terrenos muy áridos. Los mamíferos, en cambio, necesitan de agua para vivir, al punto de que si no está disponible son capaces de realizar migraciones apoteósicas, como en el caso del Ñu.

3. Las temperaturas exigen múltiples adaptaciones

El calor incide directamente en la vida de las especies terrestres.

En el ecosistema acuático el calor no es un factor altamente limitante, pues la temperatura en el agua tiende a equilibrarse y volverse homogénea. En cambio, en el ecosistema terrestre la distribución del calor es muy variada y depende de gran cantidad de factores, lo que se convierte en una fuente de inestabilidad para todas las especies. Las temperaturas extremas están entre los 57.7 ºC y los -80 ºC y esto obliga a desarrollar múltiples estrategias de supervivencia.

4. Existen grandes amenazas

El ecosistema terrestre está expuesto a múltiples amenazas.

Las principales amenazas para los sistemas costeros son la eliminación de los manglares y la contaminación química y sólida. Para los bosques, el riesgo proviene del avance de la frontera agrícola en sitios no aptos para esa actividad, además de la deforestación y fragmentación de esos sistemas. En los ecosistemas agrícolas la sobreexplotación del suelo ocasiona graves daños. Y en los humedales, el peligro estriba en la erosión en terrenos de ladera, el drenado y la contaminación.

5. El hombre ha alterado este ecosistema

El hombre ha puesto en peligro el ecosistema terrestre.

Todo ecosistema sufre constantes modificaciones, bien sea temporal o cíclico, como parte de su proceso natural. Sin embargo, la acción del hombre ha hecho que se presenten alteraciones artificiales, poniendo en riesgo las especies que habitan en ellos. Teniendo en cuenta la importancia del agua y del calor para el equilibrio del ecosistema terrestre, se entiende por qué el calentamiento global y la destrucción y la contaminación de fuentes de agua son un grave peligro para la subsistencia.

Sobre el autor

Christine Kukka has written about health and medical issues for more than 20 years. Her articles have appeared in The New York Times, The Boston Globe and numerous websites designed to inform and empower patients. She lives in Maine and has a journalism degree from Syracuse University.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article