¿Cómo enseñar a los niños las consecuencias de la pelear con niños menores?

Escrito por Tess Reynolds ; última actualización: February 01, 2018
El abuso en el hogar se convierte en abuso en la escuela si no se trata adecuadamente.

Las peleas en el hogar provocan dolor, tristeza y pérdida de la unidad familiar. Los niños mayores suelen convertirse en autoritarios y adquirir una sensación de poder al imponer su voluntad sobre sus hermanos pequeños o amigos. No se les debe permitir a los niños mayores intimidar a los niños pequeños o si no, los más jóvenes también se convertirán en abusadores. Enséñale a tu hijo cómo empatizar con los demás, y crea reglas y castigos para detener las peleas en tu hogar

Crea una lista de reglas. Prohíbe comportamientos indeseables tales como gritos, insultos, golpes y patadas.

Escribe las consecuencias de una mala conducta. Las consecuencias naturales de las peleas incluyen que los hermanos menores resulten lastimados físicamente, sus sentimientos sean heridos y no quieran jugar con los hermanos mayores. Por otra parte, están las consecuencias lógicas o los castigos que son los establecidos por los padres, tales como la pérdida de los privilegios para usar los videojuegos, tiempo de castigo sin salidas y tareas adicionales.

Organiza una reunión familiar. Muéstrale a los niños tu lista de reglas y castigos y explícales lo que ocurrirá si deciden pelear. Pregúntale a tu hijo mayor como se siente durante y después de una pelea. ¿Cómo se siente tu hermano menor? Pon de pie al más alto y al más pequeño de tus hijos, uno al lado del otro y observa la diferencia de tamaño. Explícale cuánto miedo debe producirse en el niño pequeño al ser atacado por el más grande.

Interviene cuando se produzca una pelea. Separa a los niños y dales cinco minutos para que se calmen.

Habla con cada hijo después de que haya pasado un tiempo para que se tranquilicen. Pregunta cómo comenzó la pelea y lo que él piensa que habría podido pasar si hubiese continuado. Provoca pensamientos de empatía con preguntas como: "¿cómo crees que tu hermano se siente acerca de lo que pasó?".

Junto a tus hijos para que hablen sobre la pelea. Permite que cada niño te explique por qué estaba enojado y ayúdales a corregir el problema sin pelear. Anímalos a usar palabras en lugar de violencia física.

Impón castigos si es necesario.

Haz que sus hijos se comporten adecuadamente durante un desacuerdo. Elógialos cuando tengan la capacidad de usar las palabras para resolver los problemas.

Practica la adecuada resolución de conflictos con tus hijos. Crea un problema imaginario y haz un juego de roles. Haz que tu cónyuge o un hijo mayor juegue con un juguete, y luego toma el juguete y comienza una pelea imaginaria. Pide a los niños que te digan qué es lo que salió mal y permíteles repetir la escena, usando palabras en vez de pelear para solucionar el problema.

Consejos

Trata de ser un buen ejemplo y resuelve tus conflictos adecuadamente. Escribe las reglas y los castigos. Colócalos en la zona de juego.

Sobre el autor

Tess Reynolds began writing in 2010 for various websites, specializing in parenting, relationships, film and video-editing topics. She has taken private local classes to expand on her interests. She also enjoys writing about computers, family and home improvement.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article