Cómo empacar un vestido

Escrito por Elizabeth Burns ; última actualización: February 01, 2018
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La forma de empacar un vestido depende de si es informal o formal. El secreto para guardarlo de forma efectiva es asegurarse de minimizar las arrugas tanto como sea posible, colocando papel de seda entre los pliegues o sobre las prendas de telas que se arrugan menos. Los vestidos de novia se deben dejar en una bolsa de tintorería o una que permita que la tela respire y empacar en una maleta separada. Hay varios métodos para empacar vestidos de forma efectiva, dependiendo de las necesidades de ahorro de espacio que tengas.

Coloca el vestido en una bolsa de tintorería. Esto te permite proteger prendas frágiles, como vestidos de novia o de gala, cuando viajes. Coloca el vestido sobre una superficie plana y apoya papel de seda en los pliegues. Dobla el vestido a lo largo y deslízalo dentro de la bolsa. Con un movimiento como para enrollar, dobla el vestido en cuatro y colócalo dentro del equipaje.

Cuelga el vestido en una percha. Esto es necesario si lo colocarás en la bolsa para ropa. Dóbalo de la misma forma que lo harías para guardarlo en una bolsa de tintorería. Utiliza una percha adecuada para el vestido. De esta manera, evitarás que se estire.

Colócalo sobre pantalones, suéteres y camisetas, con una capa de papel de seda en el medio. Los vestidos se ubican en la parte superior de la maleta, junto con las faldas y las chaquetas. Aquellos que no se colocan en perchas o dentro de bolsas para ropa se deben acomodar con cuidado en la maleta. Sostén el vestido por la parte superior y ubícalo de manera tal que se doble hacia delante y atrás a lo largo de la maleta. Coloca una capa de papel de seda entre cada pliegue. Añade otra capa de papel de seda encima. Para evitar arrugas, solo debes colocar elementos muy pequeños arriba del vestido, como corbatas o calcetines.

Ata el vestido envuelto. Este método ayuda a disminuir las arrugas e implica envolver las prendas alrededor de un objeto, como un organizador o una bolsa llena de elementos blandos, como calcetines y ropa interior. Coloca los vestidos y las chaquetas cerca de este objeto, y las prendas menos susceptibles de arrugarse, cerca del exterior. Los vestidos y otras prendas, cuando se empacan de esta forma, son menos susceptibles de arrugarse, a causa de la tensión que se crea en la tela cuando la envuelves.

Este artículo fue escrito, editado y revisado exhaustivamente por el equipo de Geniolandia con la finalidad de asegurar que los lectores reciban la mejor y más detallada información posible. Para enviarnos tus inquietudes, ideas o simplemente saber más acerca de Geniolandia, escríbenos aquí.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images
Cite this Article A tool to create a citation to reference this article Cite this Article