Antes y después: convertir una camisa de hombre en un vestido para niñas

Escrito por Debbie Williams ; última actualización: February 01, 2018
Convierte las camisas de hombre que ya no se usan en vestidos.

¿Tu pareja tiene una camisa favorita que tiene el cuello o los puños desgastados y que sin embargo no renuncia a ella? ¿Tiene camisas de trabajo con logotipos que ya no son adecuados? ¿Su talla ha cambiado y ahora tiene un armario lleno de camisas que ya no sirven? Puedes transformar estas camisas de hombre que ya no se usan en vestidos lindos y fáciles de hacer para tus pequeñas niñas. Este proyecto es increíblemente fácil de hacer, rápido y ¡quedará hermoso!

Recorta los hilos que sostienen los bolsillos en su lugar.

La mayoría de las camisas de hombre tienen bolsillos pero en caso contrario, te ahorrarás un trabajo. Si posee dos bolsillos, debes cortar cuidadosamente los hilos que los mantienen en su lugar y quitarlos.

Recorta las piezas del molde de la camisa.

Descarga el patrón del vestido en esta URL: http://crafts-ehow-com.blog.ehow.com/files/2014/07/peasantpattern2.pdf. Adhiere las piezas juntas alineando las flechas. Escoge el tamaño que necesitas y recorta las piezas. Coloca la pieza frontal y de la espalda en la línea central del frente abotonado. Recorta una mitad. Da vuelta la pieza del molde hacia el otro lado y corta la mitad opuesta. Recorta las piezas de las mangas de las mangas de la camisa, usando los lados opuestos del molde.

Plancha una jareta en los dobladillos de las mangas,

Plancha un doblez de 5/8 de pulgada (1,5 cm) en cada uno de los dobladillos de las mangas. Dobla hacia adentro un pliegue de 1/4 de pulgada (6 mm) y plánchalo en su lugar.

Cose la jareta.

Coste la jareta en su lugar dejando un espacio de 3/8 de pulgadas (9 mm).

Cuando coses las piezas juntas estas formarán un círculo.

Con los lados derechos juntos, cose un trozo de la manga a la pieza frontal del vestido en cada lado. Nuevamente junta los lados derechos y cosa la pieza de la espalda a cada lado de cada manga formando un círculo con las piezas del cuello. Termina las costuras con una puntada en zigzag.

El vestido terminado.

Plancha una jareta de 5/8 pulgadas (1,5 cm) como lo hiciste en las mangas, a lo largo de los bordes del cuello. Dobla hacia adentro 1/4 de pulgada (6 mm) y cóselo en su lugar dejando una abertura de 2 pulgadas (5 cm) para insertar un elástico. Corta dos trozos de elástico de 3/8 pulgadas (9 mm) de 7 o 7 1/2 pulgadas (17,7 o 19,5 cm) para las mangas y otro de 16 o 17 pulgadas (40,6 a 43 cm) para el cuello. Enhebra el elástico a través del dobladillo de las mangas y cóselo en su lugar. Cose la abertura que dejaste para cerrarla. Cose los pliegues laterales del dobladillo de la camisa a lo largo de todo el dobladillo. Termina los bordes con una puntada en zigzag.

Teñir la tela es muy sencillo.

Puedes cambiar el color del vestido usando una tintura para telas. Llena una olla con unos 2 galones (7,5 litros) de agua. Añade 1/2 taza de sal, una cucharada de detergente y la tintura de telas. Lleva a un hervor. Al mismo tiempo, lava el vestido para quitar los residuos de almidón y enjuaga con agua caliente. Mete la tela en la olla y deja hervir durante 30 minutos, revolviendo ocasionalmente.

¡Absolutamente hermoso!

Ponte guantes para enjuagar el vestido en agua cada vez más fría hasta que ya no salga el color. Luego, lava el vestido en una carga común de tu lavarropas, con prendas de colores similares y sécalo.

Consejos

Engancha un imperdible al elástico para enhebrarlo a través del jaretado.

Sobre el autor

Debbie Williams studied design at the Kansas City Art Institute and has operated a graphic design and printing business for the last 17 years. She has been involved in various crafts including sewing, quilting, costuming, woodworking and various DIY all her life.

Créditos fotográficos

  • Debbie Williams
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article