Criar niños con recompensas y castigos

Escrito por Damon Verial ; última actualización: February 01, 2018
Las buenas recompensas y castigos no deben incluir el soborno y la agresión; las discusiones simples funcionan bien.

El enfoque de recompensa y castigo que utilizamos a menudo para criar a las mascotas puede parecer inadecuado para los niños. Algunos padres temen que estas formas de reforzar ciertos comportamientos puedan moldear a los niños en adultos indeseables debido a que las recompensas fomentan la codicia y los castigos hacen que los niños sean temerosos. Sin embargo, sin las recompensas y los castigos, los padres están descartando dos herramientas que pueden ayudar a mostrarle a los niños qué conductas son adecuadas y cuáles son inapropiadas.

Definición de recompensas y castigos

Las recompensas no tienen que ser sobornos y los castigos no tienen que resultar en lágrimas. Las recompensas y los castigos son formas de reforzar ciertos tipos de comportamientos. Los premios pueden ser elogios o el tiempo que pasan juntos. El castigo puede ser una discusión sobre por qué los padres establecen límites y cómo esos límites son por el bien de la protección de los niños. Los padres que no se sienten cómodos dando premios y castigos podrían considerar redefinir estos términos en lugar de renunciar a ambos.

Evitar recompensas y castigos

El problema con el hecho de evitar castigos y recompensas radica en que se carece de otras herramientas para moldear el comportamiento del niño. Las recompensas y castigos alcanzan un sistema que se construye en la evolución del cerebro humano. Un niño que recibe una recompensa o castigo hace la conexión causal, como diciendo: "Yo fui educado en una situación aburrida y recibí elogios de mis padres" o "yo fui grosero e hice que mis padres se molestaran". El cerebro del niño automáticamente relaciona sus acciones a las reacciones de los padres. Por lo tanto, si decides no dar ningún tipo de premio o castigo, estás mostrándole sin querer que sus acciones no tienen consecuencias, según el libro "21st Century Psychology: A Reference Handbook."

Resultados de evitar las recompensas y castigos

Si bien es comprensible que muchos padres deseen liberarse del tiempo, gastos y emotiva lucha al repartir premios y castigos, los resultados de hacer esto pueden ser negativos. En el mundo exterior de la infancia, otros recompensarán a tu hijo por buenas acciones y castigarán las malas acciones. Por ejemplo, los profesores, castigarán la grosería y premiarán la cortesía. Si los padres no hacen lo mismo, los niños recibirán mensajes contradictorios, según "21st Century Psychology: A Reference Handbook". Lo mismo ocurre con los padres que dan diferentes reacciones a los mismos comportamientos. Sin premios o castigos, tu hijo estará detrás de sus compañeros en el aprendizaje de lo que es social y moralmente apropiado.

Buenas recompensas y castigos

La solución a la lucha de decidir si se debe dar recompensas o castigos es comprometerse a sólo dar buenos y útiles premios y castigos. Las buenas recompensas no son sobornos, sino el reconocimiento positivo de un comportamiento apropiado. Una simple expresión de agradecimiento es suficiente. De acuerdo a la investigación del Trinity College Dublin’s Children’s Research Centre sobre los estilos de crianza de los hijos y la disciplina, los castigos no agresivos ayudan a los niños a entender su capacidad para autorregular e interiorizar valores. Por lo tanto, el buen castigo es una forma de reprender a los niños de manera que dejen el comportamiento negativo, sin dañarlo emocionalmente o físicamente. Expresarle a un niño cómo su comportamiento te molesta es adecuado para muchos de los comportamientos, y para los más pequeños, el tiempo de espera podría tener éxito en quitar a los niños de una circunstancia que esté fuera de control.

Sobre el autor

Having obtained a Master of Science in psychology in East Asia, Damon Verial has been applying his knowledge to related topics since 2010. Having written professionally since 2001, he has been featured in financial publications such as SafeHaven and the McMillian Portfolio. He also runs a financial newsletter at Stock Barometer.

Créditos fotográficos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article